Las 10 ciudades más bellas de la República Checa

Seguro que has oído hablar de Praga, tal vez incluso has estado allí. Aunque Praga es, sin duda, una de las ciudades más bellas del mundo, está lejos de ser única en el país. La República Checa no fue bombardeada en ninguna guerra, por lo que está repleta de ciudades y pueblos llenos de historia, encanto y belleza, una pequeña perspectiva sobre lo que Europa podría haber sido.

Kroměříž

En la región el más alejada de Praga, encontramos Kroměříž, una de las ciudades históricas más hermosas del país. Fundada en 1260, los edificios, en su su mayoría, datan del siglo 17, cuando la ciudad se reconstruyó después de haber sido dañada en la Guerra de los Treinta Años. El Palacio y Jardín de flores han añadidos a la lista de sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO, y si vas durante el verano, los colores brillantes del jardín te dejarán boquiabierto. Cada vez que vayas,podrás disfrutar de la hermosa plaza principal y la Cervecería Černý Orel (Negro Águila).

Kroměříž

Olomouc

Originalmente fundada por los romanos, Olomouc ha disfrutado una rica historia, incluyendo un breve periodo en que era la capital de Moravia. Ahora, Olomouc es una zona tranquila pero animada, ciudad estudiantil con una serie de hermosos monumentos y curiosidades históricas esparcidas a su alrededor. La Columna de la Santísima Trinidad, en la plaza principal, es otro de los sitios de la UNESCO de la República Checa, y la plaza también cuenta con un reloj astronómico para rivalizar con el famoso Orloj de Praga. Éste fue reconstruido por los soviéticos, así que en lugar de los santos, encontrarás proletarios.

Olomouc

Český Krumlov

Sin embargo, otra ciudad Patrimonio de la Humanidad es Český Krumlov, que ya se ha convertido en una parada importante para los turistas en la República Checa. Incluso si vienes durante la temporada turística todavía puedes obtener un aspecto tranquilo de esta ciudad renacentista. Puedes pasear por las pequeñas calles del centro, visitar el palacio con todos sus atavíos del Renacimiento, Barroco y Rococó y el foso del oso (sí – un foso con los osos dentro de el) que lo rodea, o hacer rafting en el río, correr a través del centro de la ciudad. Vas a ver una increíble variedad de arquitectura de los siglos XIV al XVII, todo ello incluido en esta pequeña ciudad.

Český Krumlov

Kutná Hora

Comenzando en el siglo XII como un monasterio, Kutná Hora eventualmente crecío hasta convertirse en un sitio importante para la minería de plata y por lo tanto una de las ciudades más ricas de Europa en los siglos XIII al XVI. Las minas cayeron en la ruina, arrastrando la ciudad junto a ellas. Sin embargo, tiene un número de sitios verdaderamente únicos para visitar, que con el tiempo aparecen en la lista de la UNESCO. La Iglesia de Santa Bárbara es un impresionante ejemplo de la arquitectura de estilo gótico tardío y el Osario de Sedlec, espeluznantemente conocida como “la iglesia de hueso”, son sin duda dignos de ver, en un viaje que dura apenas 45 minutos desde Praga.

Kutná Hora

Telč

Telč se construyó alrededor de su castillo gótico original, pero son los edificios renacentistas de todo el centro que han ganado a la ciudad su condición de la UNESCO. La plaza central es sorprendentemente amplia para una ciudad tan pequeña, y si vas al centro, estarás rodeado por todos lados por edificios de impresionantes colores de la época del Renacimiento. El palacio renacentista te hará sentir como si estuvieras en Italia, al menos en parte, debido al arquitecto italiano que tenía el control de su reconstrucción en el siglo XVI. Telč se ha mantenido sin descubrir por la mayoría de los turistas, a pesar de su gran belleza.

Telč

Mariánské Lázně

Es fácil olvidar, entre otros atractivos de la República Checa, que la parte occidental del país fue una vez conocida en toda Europa como un destino de spa para las élites. Debido a la cantidad de gente que vino a Mariánské Lázně por sus tratamientos de spa, la ciudad rápidamente pasó de ser un pequeño asentamiento a ser una ciudad balneario de pleno derecho a mitad del siglo XIX. Después de eso, rápidamente pasó por un período de crecimiento y desarrollo, por lo que la mayoría de los impresionantes edificios históricos de la zona son de dicho período. Además de disfrutar de una vista a su alrededor, también se puede disfrutar de los mismos beneficios para la salud en los balnearios que estuvieron emperadores y reyes en los siglos XIX y XX.

Kolonáda, Mariánské Lázn?, Bayern, Deutschland

Liberec

Liberec es en realidad la quinta ciudad más grande de la República Checa, pero mantiene la sensación de una ciudad más pequeña, tal vez debido a las montañas que la rodean. Es la primera capital de la región histórica alemana de los Sudetes, muchos de los edificios en el centro son en un estilo similar a lo que puedes encontrar en todo el mundo de habla alemana – incluyendo el ayuntamiento, que es una versión más pequeña del que se encuentra en Viena, diseñado y construido por el mismo arquitecto. Las calles arboladas con todas las magníficas mansiones antiguas (que ahora albergan varias familias en apartamentos) y las vistas a la montaña que se tienen desde todos los lugares, han hecho que Liberec se encuentre en la lista como uno de los lugares más bellos del país.

Liberec

Třebíč

Los aficionados a la historia pueden ver lo bien conservado que está el barrio judío, incluyendo su fascinante cementerio. La basílica de San Procopio es también parte de la lista de la UNESCO; aunque ha pasado por varias remodelaciones, el proceso de construcción comenzó a principios del siglo XII. El centro de la ciudad es preciosa y tranquilo para pasear, y al ser un pueblo checo, hay una serie de lugares para conseguir un poco de cerveza de muy buena calidad, incluyendo el Podklášterní (‘bajo el monasterio’). Este es otro ejemplo de una ciudad checa que es completamente desconocida por los miles de turistas que llegan al país.

Třebíč

Litoměřice

Situado en la región norte de la República Checa, Litoměřice ha estado habitada desde alrededor del siglo II. Mientras que aquí no encontrarás que date de fechas anteriores, ya que está llena de interesantes edificios de la época Barroca y del renacimiento que se pueden ver. Como Liberec, Litoměřice fue ocupada principalmente por alemanes, donde es evidente en algunos de los edificios. La zona de media montaña que la  rodea añade al encanto de la ciudad, al igual que su carácter pacífico. Tal vez lo más emocionante de Litoměřice es que cuenta con una red de túneles subterráneos, parte de la cual está abierto al público para la exploración. Está situada a una hora de Praga, Litoměřice es perfecta para un viaje de un día en un día agradable.

Litoměřice

Tábor

Tábor, que se traduce como ‘campamento’, tiene una historia fascinante. Fue fundada por un grupo radical de soldados husitas (los seguidores de Jan Hus, uno de los primeros reformadores de la iglesia de Bohemia) durante las guerras husitas, por lo que fue construida originalmente con varios sistemas de fortificación, incluyendo su posicionamiento en una colina y otros sistema de túneles. Durante un tiempo, incluso funcionó como una comuna igualitaria de los campesinos. La hermosa plaza de la ciudad cuenta con una estatua de Jan Žižka, el gran líder de los husitas. A pesar de su conexión con la guerra, todavía se puede encontrar una impresionante arquitectura renacentista y muchas grandes vistas a la campiña de alrededor.

Tábor

Fuente | Traducido al español por Erasmus en Praga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s