Absenta: hechizos del hada verde

Hazte la fama y échate atrás… imposible en el caso de la absenta, la bebida que era considerada disparadora de musas entre enormes artistas de fines del siglo XIX y comienzos del XX.

Si Oscar Wilde, Vincent Van Gogh, Manet, Pablo Picasso, Degas, Ernest Hemingway, Fernando Pessoa, Arthur Rimbaud, Charles Baudelaire, Paul Gauguin, Henri de Toulouse-Lautrec y Alesteir Crowley entre otros, lo consumían, y adoraban, y ya todos conocemos sus brillantes obras, entonces, ¿porqué se prohibió al hada verde, como se la llama, en casi todo el mundo?.

¿Será por egoísmo de las autoridades sanitarias que no querían que se derrame la imaginación en las masas? ¿Habrán sido los efectos alucinógenos que despertaban la realidad y convertían en malditos a los bebedores?

La absenta es un destilado potente de hasta 90° de alcohol, compuesto por la llamada santa trinidad: ajenjo -Artemisia absinthium-, flores de hinojo y anís verde.

La combinación resultaba explosiva para los espíritus artísticos. La ciencia estudió el líquido verde y comprobó que el principio activo del ajenjo que es la tuyona, tiene un efecto psicoactivo, pero también advirtió que la concentración que contiene  es ínfima para desatar delirios o alucinaciones. Sería entonces, la graduación alcohólica la que enloquecía a los genios.

Cierto es que hacia 1905 Jean Lanfray -un suizo que bebió mucho y entre esas copas algunas de Absenta-, mató a su mujer y a sus hijas, poseído por el demonio verde, según datos de la época. Sus crímenes exacerbaron la fobia hacia el brebaje cuyo consumo se prohibió en Suiza, gran parte de Europa y Estados Unidos, por aquellos días.

En Argentina hacia 1907, por iniciativa de Alfredo Palacios el destilado fue sacado de circulación, reglamentación que duró hasta hace pocos años cuando se desmitificaron los efectos del hada.

Los suizos permiten el consumo desde 2005 y en Argentina en 2008 se derogó el veto inscrito en el Código Alimentario Argentino. Lo que queda es el límite de graduación permitido en el país, que no puede superar el 54%, esto deja fuera a las absentas, que suelen tener más graduación.

El despertar del hada 

En los últimos años la absenta, –oscura, de antros y arrabales, ha recobrado su fama, de manos de la farándula argentina que bien toma las tendencias que se reproducen en las grandes capitales del mundo. La bebida alcohólica de ligero sabor anisado, con un fondo amargo por el ajenjo, se ha popularizado entre las celebrities.

En la actualidad, en la República Checa, son muchos los bares exclusivos de la bebida, de hecho es uno de los souvenirs preferidos de aquellos lados.

Como la tomaban los impresionistas

El ritual era parte del encanto, en una pequeña copa se servía la medida, sobre ella una cuchara finamente calada y un terrón de azúcar.

Una jarra de agua helada acompañaba, y el consumidor rebajaba a su gusto  la medida que al diluirse se convertía en una especie de leche. Se le denominaba “louche”, algo turbio, oscuro, de baja reputación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.