Las Rocas de Prachov

No son las rocas más grandes de Europa, ni las más imponentes., pero sí son formaciones curiosas, y unas de las atracciones naturales de República Checa. Un pequeño cañón o desfiladero donde los “acantilados” son en realidad numerosos pilares que se ven bastante caprichosos, en total, exactamente unos 239. Se llaman rocas Prachov, y están protegidas desde hace varias décadas. En medio de un paisaje de bosque y barrancos, las torres de arenisca emergen con formas bastante impensadas. Prachov es una de las atracciones más visitadas del noreste de Bohemia, un sitio al que se accede desde la ciudad de Jicín.

Se trata de un parque natural desde la década de 1930 y destaca por sus pilares naturales de piedra arenisca, en el contexto de un bosque de cuentos. Prachov es uno de los atractivos turísticos más destacados del noreste de Bohemia, y se llega con mucha facilidad desde la vecina ciudad de Jicín.

Se trata de un destino claramente muy buscado por turistas de todo el mundo, especialmente por aquellos que practican rappel y escalada, dado que se trata de un escenario de privilegio para ello.

Asimismo, existen diversos itinerarios de senderismo dentro de este espacio protegido, con diferentes niveles de dificultad, para que todos los turistas puedan optar por el que más les guste. Las rocas ocupan un área de tres kilómetros cuadrados.

Los visitantes pueden deleitarse con la extraña forma de algunas rocas, que reciben el nombre de acuerdo a la forma a la que remiten, como la Aguja y la Gorra de Prachov, la Virgen con el Niño o Krakonos, ser mítico de la sierra de Krkonose. Otra se llama Cocina del Diablo, en base a una leyenda sobre Satán, quien descansaba en un árbol que finalmente se torció bajo su peso, lo cual le dio su particular forma.

También es posible encontrar entre las rocas al pasillo de pasillo de Fortna, un pasadizo de altos muros de rocas en los cuales se aprecian extraños signos. Dice la leyenda que era la guarida de un grupo de bandidos, quienes un buen día cayeron capturados. Uno de ellos logró escapar aunque malherido, y a un peregrino que lo ayudó le confió un secreto: existen en ese pasillo una inmensa cantidad de tesoros de mucha riqueza, que están enterrados y pueden ser hallados guiándose por los signos secretos grabados en la roca.

Tras haber sido el hogar de los hombres del neolítico y los eslavos paganos, estas rocas permanecieron abandonadas y prácticamente inhabitadas por mucho tiempo. Su popularidad comenzó a crecer a partir de que recibieran un primer turista célebre, precisamente en 1813 fue el emperador austríaco Francisco I quien visitó las rocas Prachov.

El yacimiento arqueológico más importante de las rocas de Prachov es Starý Hrádek. Las últimas exploraciones arqueológicas determinaron que en esta zona habitaron los eslavos paganos, quienes vivían en un asentamiento fortificado con murallas de entre 4 y 5 metros de grueso, emplazado en una plataforma rocosa de complicado acceso, accesible. El asentamiento tenía su acrópolis y un cementerio.

Por todos estos motivos, te recomendamos que no dejes de visitar este paraje maravilloso, el más visitado de la región de Bohemia, así quedarás deslumbrado sin lugar a dudas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s