Misterios subterráneos en la República Checa | Bohemia

Galerías subterráneas y sótanos, catacumbas, túneles, incluso fábricas abandonadas por los alemanes. Todo esto es posible encontrarlo no sólo en la República Checa, sino también en muchos otros sitios en toda Europa. En el pasado, la gente prefería los espacios subterráneos sobre todo por razones prácticas – les servían para almacenar alimentos, como escondites o vías de escape en caso de un peligro. Ahora nosotros les invitamos a conocer los lugares subterráneos más importantes en la República Checa.

 

Subterráneos históricos de Pilsen – fueron construidos poco a poco desde el siglo XIII hasta el siglo IXX. Los forman sótanos de dos a tres plantas que servían para almacenar alimentos, para talleres artesanales, destilerías, talleres de maltear y también servían para colocar equipos técnicos específicos como galerías de drenaje y de conducto del agua para los equipos de agua potable, alcantarillado y pozos. Actualmente, el laberinto del recorrido de excursión tiene casi 800 metros de longitud.

Catacumbas de Klatovy – se trata de criptas ubicadas debajo de la iglesia jesuita de la Inmaculada Concepción de la Virgen María y de San Ignacio. Su construcción se realizó junto con la edificación de la iglesia en los años 1656–1676 para convertirse en una necrópolis de los miembros de la Orden Jesuita y sus benefactores provenientes de la aristocracia local, militares y los habitantes de la ciudad. Los cuerpos de los muertos colocados sobre virutas de madera en ataúdes de roble se revestían con lúpulo. Por el efecto del aire conducido hacia las criptas mediante un sistema de canales de ventilación se produjo su desecación gradual, o sea, la momificación, de manera que hoy en día pesan 8–10 kg. Así, los cuerpos se mantuvieron casi intactos durante siglos. Actualmente, las catacumbas se consideran un monumento importante de Klatovy.

klatovy

Fábrica subterránea de Rabštejn – es un conjunto de  espacios subterráneos cavados en las rocas areniscas en los alrededores de los pueblos de Česká Kamenice y Janská cerca de la ciudad de Děčín que aprovechaban los alemanes junto con los objetos superficiales vecinos durante la Segunda Guerra Mundial  para la producción de aviación militar. Los sistemas subterráneos tienen 4,5 km de largo y los perforaron los prisioneros del campo de concentración. Poco a poco se construyeron aquí 11 salas de montaje donde trabajaron 6000 personas. Una vez terminada la guerra, la fábrica sirvió para el ejército checoeslovaco y en los años sesenta del siglo XX se construyeron aquí almacenes de combustibles para los ejércitos del Pacto de Varsovia. Actualmente una parte de la fábrica subterránea está abierta al público.

Fábrica subterránea Richard – se encuentra cerca de Litoměřice. Es un sistema de tres antiguas minas de caliza profundas, denominadas Richard I, Richard II y Richard III que fue remodelado por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial para convertirlo en una fábrica subterránea oculta, destinada para la producción de motores para los tanques y otros vehículos pesados. Se trata de un extenso complejo de galerías subterráneas de 25 a 30 km de longitud. Actualmente sirve una parte de la antigua fábrica para almacenar residuos radioactivos.

Vía | Czech.cz

Anuncios