La sociedad checa, la más viciosa del mundo

La sociedad checa se sitúa a la cabeza de una escala de vicio que comprende a 57 países de todo el mundo. El estudio ha tenido en cuenta factores como consumo de alcohol, tabaco y drogas ilegales, así como la afición a los juegos de azar.

La República Checa no es el país donde más se bebe ni donde más se fuma ni donde la gente acude con más frecuencia a los casinos, pero tomadas las estadísticas en conjunto el resultado es que los checos son la nación más viciosa del mundo. O al menos de los 57 países estudiados por la agencia Bloomberg para elaborar una escala de afición a los estupefacientes, incluyendo los juegos de azar.

El informe toma en cuenta las estadísticas proporcionadas por la Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones especializadas, por lo que muchos países no han podido ser tenidos en cuenta por falta de datos fiables. Aún así la primera posición de la República Checa es reveladora. Detrás de los checos se sitúan los eslovenos y australianos. Los españoles ocupan la quinta posición, y Estados Unidos la decimosexta. Al final de la escala se encuentra la virtuosa Zambia.

De acuerdo con el psicólogo Karel Humhal, es difícil precisar las causas de la tendencia de los checos al consumo de drogas, pero es fácil vislumbrar las consecuencias.

“Hay muchas teorías que explican por qué la gente fuma o consume alcohol y otras substancias que les provocan excitación y estímulo. Es difícil decir por qué los checos están en primer lugar. Pero lo que está fuera de discusión y en lo que coinciden todos los expertos es que el consumo de estas substancias es dañino, y que sus efectos llevan a la pérdida de capacidad de acción de las personas que las consumen. Cuando una nación consume mucho alcohol, fuma mucho, etc. pierde capacidad de acción y esto se refleja en la productividad de toda la sociedad”.

La República Checa se sitúa en el sexto lugar del mundo en cuanto a consumo de drogas ilegales en general, y en segundo lugar por lo que respecta a la marihuana. Si hablamos de alcohol, los checos son los cuartos del planeta, con 170 litros por persona al año, especialmente de cerveza, aunque la tendencia es a un mayor predominio de los destilados, que aumentan en popularidad entre la juventud.

Los datos relativos al tabaco son asimismo preocupantes. El número de fumadores aumenta cada año y las cifras hablan de dos mil cigarrillos anuales por persona. El país cuenta además con un cuarto de millón de menores de edad adictos al tabaco.

En cuanto a los juegos de azar, la República Checa ocupa la posición duodécima, una situación que se espera cambie en los próximos años gracias a la lucha que están llevando a cabo muchos municipios contra los casinos.

Anuncios